Blog

Técnica FUE vs técnica FUSS

El trasplante de pelo ha sufrido muchas variaciones desde sus inicios, pero a fecha de hoy se implanta el pelo solamente de una manera, en unidades foliculares, de 1, 2 o mas pelos, en función de la zona a tratar, según sea línea de implantación, vertex etc.  Sin embargo el pelo se puede extraer a dia de hoy de las zonas dadoras, de dos diferentes maneras: la llamada ”técnica de la Tira o Strip” FUSS (Follicular Unit Strip Surgery), o bien la “Técnica FUE” (Follicular Unit Extraction). Ambas técnicas presentan ventajas e inconvenientes. Se debe informar al paciente sobre el interés de ambas técnicas en función de su personal circunstancia.

Valoramos el interés de las dos técnicas que se utilizan en la actualidad para la obtención del pelo de la zona dadora, que se aplicarán de manera similar en la zona receptora, es decir, dos formas distintas de obtener el pelo, para una misma forma de implantación. Deberemos tener claro que el tiempo de obtención de unos 1.500 pelos mediante la técnica FUE, es de unas 5h, mientras que la obtención de unos 4.000 pelos mediante la técnica de la Tira, es de aproximadamente media hora.

La cantidad de pelo que se puede obtener en una sesión de trasplante, es muy superior mediante la técnica de la Tira o técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) respecto a la técnica FUE (Follicular Unit Extraction). Por tanto, si queremos implantar mucho pelo en una sola sesión, deberemos plantearnos obtenerlo mediante la técnica de la Tira, y si el paciente tiene por costumbre o desea raparse, deberemos optar por la técnica FUE, donde las cicatrices son menos apreciables, a pesar de que con una buena técnica quirúrgica la cicatriz de la Tira resulta muy poco apreciable y permite llevar el pelo muy corto sin que se note.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE AMBAS TECNICAS DE EXTRACCION DE PELO

Técnica de la Tira o FUSS

Es muy cierto que la Técnica de la Tira o Técnica FUSS deja una muy discreta  fina y lineal cicatriz, que no se aprecia a no ser que el paciente se rape al cero. Esta técnica quirúrgica se resuelve en 20’ y requerirá a posteriori 4 cortadoras para desmontarla en unidades foliculares (UF). Podemos obtener una zona dadora correcta, unos 4.000 pelos.

Para la obtención de la Tira se debe tener una formación quirúrgica imprescindible, para evitar hemorragias, hematomas y obtener una cicatriz en ocasiones inapreciable. La Tira extraída debe de ser larga (hasta unos 30 cms) y estrecha, y no sobrepasar 1 cm de ancho y no llegar a fascia, ciñéndose al área temporo-occipito-temporal, evitando despegamiento quirúrgico y evitando tensión. Requerirá sutura intradérmica.

Algunos cirujanos aplican el cierre tricofítico para la epidermis. Habitualmente no será necesario. La intervención mediante la técnica de la Tira podrá repetirse cuando se considere oportuno. Cuando la zona dadora sea generosa, no vamos a requerir fijar un límite en el número de trasplantes.

En manos de unas buenas cortadoras, el número de transecciones foliculares es despreciable. 

Técnica FUE

Para obtener un numero adecuado de folículos resulta aconsejable rapar o cortar al uno el pelo de la zona dadora. Muchos expertos en Técnica FUE prefieren rapar totalmente al paciente para trabajar con mas confort. Un terapeuta hábil tarda 3 y 5 horas para obtener de 1.500 a 2.000 pelos.

Se deben utilizar punches de entre 0,7 y 1,1 mm de diámetro. A medida que aumentamos el tamaño del punch, limitamos el número de extracciones por cm2.

Existe una pequeña cicatriz en cada punto de extracción, normalmente imperceptible, pero no es infrecuente observar pequeños puntos hipo o hiper pigmentados “dots”, que se dejan ver  cuando el paciente se rapa al cero, si se rapa. Son mas apreciables en pacientes de piel oscura. Si la densidad de extracción es muy ambiciosa la zona toma un aspecto apolillado. A pesar de que los punches no llegan a la profundidad de la Tira, se han descrito también discretas agresiones a los vasos y/o terminaciones nerviosas. Se puede apreciar diferencia de densidad a posteriori entre las zonas trabajadas y las no trabajadas.

En trasplantes de poca ambición, se pueden abrir líneas de rapado para evitar rapar una zona tan amplia, pero el campo de extracción será mas limitado.

Esta técnica supone un riesgo de transección con el punch mas elevada que para la técnica FUSS, especialmente en pacientes de pelo rizado. 

Conclusiones

En mujeres afectas de Alopecia Androgénica, recomendamos siempre la técnica FUSS, ya que requeriremos un numero muy elevado de folículos. Las expectativas y necesidades de la mujer son mas altas.

Es evidente que existen más condicionantes de los expuestos, y todos ellos se deben transmitir con claridad al paciente, que es quien en última instancia deberá decidir lo que considere más conveniente, en función de que se quiera rapar o no y de la cantidad de pelo que desee que le apliquemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *