Blog

Preguntas sobre el sueño y su papel en la reparación de la piel

Sueño y la piel

¿Qué papel juega el sueño en el proceso de recuperación de los tejidos, especialmente de la piel?

Siempre hemos oido hablar del sueño reparador y eso es bien cierto. El organismo está sujeto a lo que llamamos ritmo circadiano, eso quieres decir que por las mañanas se activan ciertos procesos hormonales que sirven para mantenernos en vigilia y activos. A medida que llega la noche estos procesos hormonales disminuyen para inducirnos al sueño y al reposo, periodo en el cual, los diferentes tejidos del organismo recuperan su estado óptimo al no estar sometidos al estrés de la actividad. 

¿Es verdad que es durante la fase profunda del sueño cuando se produce una mayor recuperación de los tejidos?

Es bien cierto que el sueño tiene diferentes fases. Tal vez de la más conocida popularmente es la fase REM. Para obtener un sueño reparador se deben cubrir las diferentes fases del sueño cada noche, a ser posible, sin interrumpirlas.

¿Se puede fijar una franja horaria en la que este proceso recuperador actúe con mayor intensidad?

Es conocido por todos que cuando por motivos de trabajo debemos permanecer despiertos por la noche y dormir de día, el sueño pierde gran parte de su misión reparadora. Por  lo menos algunas horas deben dormirse de noche, pero lo ideal es llevar un ritmo de sueño acorde con los horarios propios de vigilia y sueño, es decir día y noche, y que el sueño se realice basicamente a unas horas razonables de la noche, acostarse pronto y levantarse a una hora prudente, resulta ideal. 

¿Las funciones de la piel varían durante el día y la noche?

Es obvio que las funciones de la piel varian durante el día y la noche. La piel tiene una función de barrera, que implica entre otras cosas, protección del medio externo e intercambio entre el medio interno y el externo. La sudoración es una de las funciones principales de la piel, en la que se evidencia la función termoreguladora de la misma.

Podemos tomar también como ejemplo la función defensora del sol a través del pigmento melánico que se estimula por la exposición solar, el aumento de grosor de la misma como respuesta al mecanismo barrera, y un largo etc.  de funciones, que de forma evidente por la noche se relajan corrigiendo así parte del estrés oxidativo que se ha producido a lo largo del día por las agresiones externas, el estrés que sufrimos a lo largo de nuestras actividades que también produce estrés oxidativo en la piel etc.

Para facilitar que la piel pueda desempeñar este proceso de recuperación durante la noche, ¿se debe seguir una rutina de limpieza adecuada? ¿En qué debería consistir?

A lo largo del día, la piel sufre diferentes agresiones, por rutinas cosméticas, protectores solares, estrés por la intemperie etc. El lavado suave por la noche, para eliminar los mencionados cosméticos y protectores, será de gran utilidad, y al mismo tiempo la posterior aplicación de antioxidantes por vía tópica, para ayudar a reparar el mencionado estrés de piel, pueden ser de gran interés. En ocasiones y según la actividad del paciente pueden estar indicados tratamientos suaves de exfoliación

¿Qué consecuencias tiene una limpieza inadecuada en la piel?

La limpieza inadecuada de la piel, por elementos jabonosos o de otro tipo con PH inadecuado o una galénica también inadecuada para la piel, pueden suponer una agresión que evidentemente convierte en negativa una limpieza que realizada en unas condiciones adecuadas, resultaria de gran beneficio.

Por lo que respecta a la hidratación, ¿se debería hidratar la piel después de limpiarla?

En periodos de juventud, la piel requiere protección del medio externo, especialmente filtros solares, pero no pide grandes tratamientos, debido a  que, en según que épocas de la vida, el componente seborréico es muy acentuado y pide poca hidratación, especialmente en adolescentes con acné.

Sin embargo, en períodos más avanzados de la vida, la deshidratación es patente y puede ser conveniente hidratarla después de la limpieza. Insisto en que en ocasiones, después de limpiar la piel por la noche, más que hidratar la piel, resulta interesante tratarla con sustancias tópicas ricas en antioxidantes.

Durante la noche, ¿la piel está más predispuesta a recibir tratamientos? ¿o es simplemente que por la noche es más cómodo y práctico aplicar cosméticos más intensos y/o específicos que por la mañana?

Por la noche , no es tan solo que la piel esté mas predispuesta a recibir tratamientos, sino que nosotros disponemos de mayor tiempo para cuidarla y al mismo tiempo no es necesario aplicar maquillajes, protectores solares y otros tipos de cosméticos, en beneficio de productos ricos en antioxidantes, que ayudan a reparar las consecuencias de la exposición diaria al medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *