Blog

¿Es inevitable la calvicie?

La calvicie común masculina, llamada también alopecia androgénica, no es exclusiva del varón, pero sí podríamos decir que una gran mayoria de seres humanos del sexo masculino lo sufren en mayor o menor proporción desde el final de la edad puberal, de forma evolutiva, hasta el final de sus días.

Todos podemos recordar a través de la literatura, del cine o de otras fuentes de información, todo tipo de tratamientos, crecepelos y demás, cuya pretensión ha sido la de devolver aquel pelo abundante que iniciamos en nuestra juventud. He elegido para hablar del tratamiento de la calvicie, el título que hemos dado a este artículo, porque la calvicie sí es evitable cuando lo que deseamos sea conservar el pelo que nos queda. Ello quiere decir que la medicina actual ofrece tratamientos de aplicación tópica, o bien por vía oral que permiten que el ciclo de renovación del pelo sea estable, eludiendo los normales inductores que nuestra biología utiliza para provocar la calvicie. Sucede que la calvicie es una constante que se sostiene a lo largo de toda nuestra vida y por tanto el tratamiento debe ser también una constante a lo largo de toda nuestra vida para contrarrestar eficazmente la intención biológica de alopecia.

Para aquellos que lleguen algo más tarde a la decisión de conservar su pelo, hoy día disponemos de modernas técnicas de microimplante que nos permiten reponer el pelo perdido en la zona de la calvicie. La técnica de microimplante no debe contemplarse como un recambio al tratamiento médico, sino que debe contemplarse como un complemento. De no ser así, el pelo trasplantado permanecería, pero la alopecia seguiría su curso allá donde le toque progresar.

En conclusión, la alopecia androgénica puede evitarse si la abordamos al inicio de la misma y mantenemos el tratamiento a lo largo de toda la vida, o bien puede tratarse combinando el trasplante con el tratamiento médico, en aquellos casos en que el planteamiento de conservación de pelo  se haga ya con una alopecia bastante patente.

Es recomendable huir de los tratamientos en los que no quede clara la prueba de su eficacia, así como de flashes ilusorios que nos den falsas espectativas.

En lo que a las mujeres se refiere, la aproximación al problema puede ser bastante diferente, ya que existen un mayor número de situaciones de alopecia, además de la alopecia androgénica, tal como puede ser la alopecia post-parto, disfunciones hormonales, alteraciones del hierro y otras, pero sí resulta evidente que la mujer soporta la alopecia pero que el varón, y proyecta unas espectativas de mejoría mucho mas altas. La terapéutica ofrece buenas soluciones a estos problemas, pero es importante para ello un pronto y preciso diagnósticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *